Hontanares, el colegio que apuesta por un modelo educativo flexible

julio 04, 2018

Entrevista por el Periódico El Tiempo.

Mientras que los escalafones de calidad de la educación imponen complejas metodologías para medir cuánto sabe un muchacho en matemáticas o inglés y los expertos buscan destruir la tradición educativa basada en el suministro de información a los estudiantes; un colegio de Medellín que visionó ese debate hace casi dos décadas sigue firme en su filosofía. “Eduquemos en la felicidad y en la singularidad del ser humano: primero el ser y luego el saber”.

El Colegio Hontanares forma parte del grupo de instituciones educativas que piensan diferente en y, cuando acaba de cumplir su aniversario número 19 –en febrero pasado-, reafirma que al trabajar por la formación en valores, como el respeto por el otro, la inclusión y la diversidad, los logros académicos se alcanzan de manera natural.

“Yo nunca he estado presionado por las tareas y por ello he podido dedicarme a lo que realmente me gusta, la música”, dice Sebastián Castillo Cadavid, alumno del grado décimo que, como se expresa coloquialmente, ‘la tiene clara’ respecto a lo que en un año y medio se llevará en la maleta para el viaje de la vida: valores.

“Realmente el colegio me ha apoyado en el crecimiento de mi ser, cómo ser persona, cómo tratar a los demás –dice el joven cantante-, y eso es muy importante porque siempre me va a acompañar en mi vida personal y profesional”.

Una visión compartida
El Colegio Hontanares nació cuando un grupo de propietarias de jardines infantiles (El Arca, Ositos, La Arboleda, Pelusa, Mis Garabatos y Génesis –que ya no forma parte de los socios-) coincidieron en que un mundo que empezaba a globalizarse y a padecer las transformaciones de la tecnología requería de una educación divergente.
“Fueron unas visionarias, ya que hoy el mundo entero está pensando una manera distinta de educar”, dice Ana Isabel Piedrahíta, rectora de Hontanares.

Para ella, actualmente el debate educativo mundial ya no se basa en el modelo pedagógico: que si conductista, que si constructivista, sino en su intención.

“Si su propósito es formar al ser humano para reproducir el modelo de desarrollo neoliberal, es educación tradicional. Si es formar un ser humano con una visión frente a ese modelo y cambiarlo, un ser articulado a la sociedad para humanizarla, se llama educación alternativa”, recalca la rectora del colegio que hoy cuenta con 266 estudiantes desde Jardín hasta el grado once.

Para ver de esta entrevista que nos realiza el periódico EL Tiempo ingresa a : Entrevista El Tiempo

Clasificación Feria CT+i